Los retos de criar a un niño vegano

Cuando mi pareja y yo, ambos veganos, decidimos que era el momento de ampliar nuestra familia con un bebé, ambos tuvimos muy claro desde el principio que él o ella iba a crecer como vegano/a. Durante mi embarazo nos preocupamos por saber cómo debía alimentarme yo para garantizarme el aporte adecuado de nutrientes y, antes de iniciar la alimentación complementaria de nuestro bebé, buscamos el asesoramiento de una profesional, la pediatra Miriam Martínez Biarge. Con sus pautas supimos cómo iniciar la alimentación complementaria y qué pasos seguir para los meses posteriores.

Sin embargo, poco podríamos imaginar que la alimentación no iba a ser el mayor de los retos a la hora de criar a un bebé vegano. A medida que ha ido pasando el tiempo, hemos encontrado muchos otros para los que hemos estado más o menos preparados. Hoy hacemos un repaso a algunas de las circunstancias y situaciones a las que más de una familia vegana ha tenido que enfrentarse

No le estás dando opción de elegir

“Si tu hij@ es vegano, no le das opción a elegir y estás decidiendo por él”, “déjale decidir cuando sea mayor”.

El veganismo es un posicionamiento ético

Seguro que habéis escuchado estas frases más de una vez. El veganismo es un posicionamiento ético que, por tanto, constituye una forma de vivir y de concebir el mundo. De este modo,  para nosotros es la elección de vida correcta y necesaria. Así, es obvio decir que vamos a educar a nuestros hijos según este código moral, de la misma manera que cada familia escoge qué clase de principios inculcar a sus hijos.

Por otra parte, es un argumento al que fácilmente se le puede dar la vuelta: ¿qué padre o madre o no toma decisiones por sus hijos? En las primeras etapas de su vida, todos los padres y madres marcamos una serie de pautas para nuestros hijos por una sencilla razón: ellos todavía no pueden hacerlo. Estas pautas que ahora marcamos serán la base sobre la cual nuestros hijos tomarán sus decisiones. Creo que el veganismo es una de las mejores formas de empezar.

Su relación con otros niños se verá afectada

Este es otro de los miedos que suelen transmitirnos: ser vegano va a dificultar su relación con el resto de niños no veganos: meriendas en el cole, cumpleaños, excursiones, etc.

Tras observar y reflexionar sobre ello, he llegado a la conclusión de que los adultos tendemos a transmitir nuestra poca capacidad de aceptar la diversidad a los niños. A nosotros todo lo diferente nos causa cierto recelo y extrapolamos, consciente o inconscientemente esa sensación a los más pequeños. Sin embargo, una de las principales características de los niños es su capacidad de aceptar cualquier realidad. Bien introducido por parte de padres y educadores, conocer a un niño vegano no sólo no les va a generar rechazo, sino que serán capaces de acercarse a diferentes formas de vivir.

Además, he podido comprobar que los niños suelen tener una gran sensibilidad hacia los animales. Alguno que he conocido, de hecho, se ha negado a comer su comida al saber que venía de animales muertos. ¿Por qué no aprovechar esta predisposición?

Los niños son muy sensibles con los animales
Tira de Mafalda, de Quino

¿Y si de mayor quiere comer carne?

Esta pregunta y sus derivadas podrían unirse a la de “¿y si estuvieras en una isla desierta?”

En primer lugar esta persona está dando por hecho que el veganismo se reduce a la cuestión alimentaria, cuando esta no es más que una parte; ser vegano abarca mucho más.

Uno de los objetivos principales a la hora de educar a un niño vegano es que comprenda que los animales no son objetos y que no están aquí para satisfacer nuestras necesidades y deseos. Esta idea engloba desde la alimentación al ocio. Si conseguimos transmitir esta idea en el día a día, con dedicación, cariño y sobre todo con el ejemplo, creo sinceramente que será muy complicado que cuando sea mayor quiera comer carne.

En cualquier caso, se trata de una suposición que ni siquiera sabemos que vaya a cumplirse. Lo único cierto es que, aquí y ahora, tenemos la oportunidad de vivir sin utilizar animales y que podemos enseñar esto mismo a nuestros hijos.

La alimentación vegana no es saludable, mira las noticias

En cuanto sale en los medios de comunicación la triste noticia del fallecimiento de un bebé vegano, no son pocas las personas de tu entorno que la compartirán contigo en redes sociales, como una forma de decirte “¿Ves? Lo que ‘hacéis’ con vuestro hijo es peligroso”.

Seamos claros: estas desgracias no se dan porque el bebé sea vegano, sino por una alimentación claramente incorrecta o deficiente. Hay miles de bebés y niños veganos por el mundo que tienen una vida sana y gozan de una salud fantástica. Por otra parte, los veganos siempre tenemos que estar justificándonos cuando salen este tipo de noticias. Sin embargo, nadie más ofrece explicaciones cuando las autoridades sanitarias advierten que más de la mitad de niños menores de dos años en España ya padecen sobrepeso u obesidad. La razón es la misma que hemos comentado más arriba: ante lo diferente, recelamos.

Por otra parte, comienza a resultar abrumadora la cantidad de profesionales de la salud que confirman que la alimentación vegana no tiene ningún riesgo. Entre ellos, la Asociación Americana de Dietética (ahora llamada Academy of Nutrition and Dietetics), una de las más reputadas del mundo. Aquí podéis leer su postura oficial.

Expertos nacionales e internacionales no dudan en afirmar que no hay ningún inconveniente en que un niño lleve una alimentación vegana desde su nacimiento si está bien planificada. Lo de “bien planificada” es perfectamente aplicable a niños omnívoros; una alimentación omnívora mal llevada también puede conllevar problemas para la salud, como ya ha quedado sobradamente demostrado.

 

Podría seguir relatando más situaciones que se nos han dado (y se nos siguen dando) Veganismocuando la gente descubre que nuestra hija, como nosotros, es vegana, ¡pero el post sería MUY extenso! En resumen: familias, no os pongáis nerviosas. Tenéis argumentos de sobra para explicar por qué habéis optado por esta forma de criar a vuestr@ hij@. Además, las opiniones y los juicios de los demás deben  importarnos bien poco. Al final del día, al llegar a nuestra casa, sabemos que estamos siendo coherentes con nuestros principios y ofreccemos a nuestros hijos la maravillosa oportunidad de hacer algo diferente y cambiar las cosas

Y eso, señor@s, es maravilloso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: